Skip to Content

archive

Daily Archives: February 22, 2013

45′ Para un Orador.

John Cage en una de sus conferencias sobre música y composición.  (Siemple salvando su estructura)

45′ PARA UN ORADOR

 

Las priviegiadas notas

restantes se disponen en

modos o escalas u hoy en día en series

y comienza un proceso abstracto denominado

composición. Expresar una idea.

 

La única estructura

que permite la actividad natural es tan

flexible que no es estructura; escribo

para escuchar; nunca escucho y entonces

escribo lo que escucho. La inspiración no es

un acontecimiento especial.

 

Después de estudiar

música los hombres son hombres y los sonidos

son sonidos. Y sustraigan; es decir, al

principio podemos

oir

un sonido

y decir

 

 

 

En la situación directa; es

 

Si no nos gusta podemos

elegir

evitarlo

pero lo que

el silencio requiere no es eso.

 

Lo que pienso & lo que siento pueden

ser mi inspiración pero también un

par de anteojeras. Para ver tenemos que ir

más allá de la imaginación y para ello

tenemos que quedarnos absolutamente quietos como si estuvieramos

en medio de un salto.

(…)

No perturbaré con mi preocupación la estructura de nada

que vaya a actuar;

actuar es un milagro y necesita que todos mis yos

se quiten de en medio. Un error es sólo una

incapacidad para adaptarse inmediatamente desde una idea preconcebida

a una realidad.

 

Sin embargo, se me ocurre

algo más que decir sobre

la estructura.

Concretamente esto:

Estamos ahora

en el principio.

 

O no

Y no es

un ser humano o algo

 

que mirar; es agudo o grave-

tiene un cierto timbre y volumen,

tiene cierta longitud en el tiempo.

 

Fin

Es necesario ver que no solamente hay una profunda

distinción que hacer entre componer y escuchar

sino que aunque todas las cosas son diferentes no

son sus diferencias lo que debe importarnos

sino más bien su unicidad y su infinito

juego de interpretaciones consigo mismas y con

nosotros.

 

 

(Textos de trabajo en nuestros entrenamientos de voz)

 

Steve Jobs. The lost interview

 

LA ENTREVISTA PERDIDA.

 

Aquí tenéis los últimos 8 minutos de Steve Jobs: The lost Interview. Material rodado hace diecisiete años, en 1995, sin ningún tipo de edición, que se perdió completamente en un envío postal, y que ha reaparecido en forma de cinta VHS.  Una visión cercana e intimista de un Jobs entonces fundador y presidente de NeXT, que proporciona sus impresiones sobre la evolución de la tecnología, los orígenes y evolución de Apple, sus motivaciones y su salida de la compañía, dos años antes de su retorno a la misma. Y como ya se ha dicho, toda una lección de management.

 

 

 

 

Periodista.- Yo estaba interesado en saber de la pasión de Steve. ¿Qué lo impulsaba?

Steve Jobs.- Leí un artículo cuando era muy joven en Scientific American, que medía la eficiencia de la locomoción en varias especies del planeta, en los osos, los chimpancés,  los mapaches, las aves y los peces. ¿Cuántas kilocalorías por kilómetro consumían para moverse? Los humanos también fueron medidos y ganó el cóndor. Fue el más eficiente. Y la humanidad, la corona de la creación, mostró resultados muy poco impresionantes, menos de un tercio. Pero alguien tuvo el ingenio de probar al humano andando en bicicleta. Superó al cóndor pero completamente fuera de la gráfica. Recuerdo que esto tuvo un gran impacto en mí. Realmente recuerdo esto, que los humanos son constructores de herramientas. Y construimos herramientas que pueden amplificar dramáticamente nuestras habilidades humanas innatas. De hecho tuvimos un anuncio así en los inicios de Apple, que el ordenadores personal era la bicicleta de la mente. Y yo lo creo con cada hueso en mi cuerpo, que sobre de todos los inventos de los humanos, la computadora tendrá el punto más alto, al menos en la cima mientras la historia continúe y miremos atrás. Y es la herramienta más impresionante que hayamos inventado. Y yo me siento increíblemente afortunado de estar en el lugar exacto, en Silicon Valley, en el lugar correcto históricamente, donde este invento ha tomado forma.

Sabes cuando mandas un vector al espacio, si cambias su dirección milimétricamente en su origen, su variación es exponencialmente dramática cuando llega a unas cuantas millas en el espacio. Siento que a aún estamos al principio de ese vector. Y si lo podemos impulsar en las direcciones correctas, será algo mucho mejor mientras continúa progresando. Y creo que hemos tenido la oportunidad de hacerlo unas cuantas veces. Y a todos los que estamos asociados con eso nos trae una gran satisfacción.

P.- Pero, ¿cómo se sabe cuál es la dirección correcta?

S.J.- Sabes, en el fondo se trata de gusto. Se trata de explorarse a uno mismo hacia las mejores cosas que el humano ha hecho. Y luego tratar de introducir esas cosas a lo que estás haciendo. O sea, Picasso tuvo un refrán. Él dijo, “Los buenos artistas copian. Los grandes artistas roban”. Y, sabes, siempre hemos sido desvergonzados sobre robar grandes ideas. Y creo que parte de lo que hizo grande al Macintosh era que las personas que trabajan en él eran músicos y poetas y artistas y zoólogos e historiadores quienes “de casualidad” también fueron los mejores científicos de computadoras en el mundo. Pero si no hubiera sido por la informática, todas estas personas habrían estado haciendo cosas increíbles en la vida en otros campos. Y trajeron con ellos, todos trajimos a este esfuerzo un aire de bellas artes muy liberales, un actitud de bellas artes muy liberales que queríamos atraer a este campo lo mejor que vimos en estos otros campos. Y no creo se pueda obtener eso si eres muy cerrado.

P.- Una de las preguntas que le hice a todos los entrevistados fue, “¿Es un hippie o un nerd?”.

S.J.- Si tuviera que elegir uno de los dos, claramente soy un hippie.

P.- ¿Sí?

S.J.- Sí. Toda la gente con la que trabajé estuvo claramente en esa categoría también.

P.- ¿En serio?

S.J.- Sí.

P.-  Sí, ¿por qué? ¿Tú buscas a los hippies, o ellos son atraídos a ti?

S.J.- Bueno, pregúntate tú mismo, “¿Qué es un hippie?” Esta es una palabra vieja. Tiene muchas connotaciones, pero, para mí, porque yo crecí en esos años. Recuerda lo que ocurrió en los años sesenta, principios de los setenta fue… Tenemos que recordar eso. Y esto en cierto modo, fue cuando llegué a la mayoría de edad, así yo vi mucho de aquello, y lo que supuso el movimiento… gran parte ocurrió justo aquí, en nuestro patio trasero. Así que, para mí, la chispa de eso era que había algo más allá de lo que tú ves a diario. Hay algo que ocurre, que sucede aquí en la vida más allá de un trabajo, de una familia y dos coches en el garaje y una carrera universitaria. Algo más está ocurriendo. Está la otra cara de la moneda de la que no hablamos mucho, y lo experimentamos cuando hay brechas, cuando nosotros,  como que no somos realmente cuando todo no está ordenado y perfecto. Cuando hay algún tipo de brecha, tú experimentas esta irrupción de algo. Y mucha gente ha empezado a lo largo de la historia a averiguar lo que era eso. Si se trata de Thoreau o si es… Algunos místicos indios o quienquiera que sea, y el movimiento hippie recibió un poco de esto, y quisieron averiguar de lo que se trataba eso. Y que la vida no era lo que vieron a sus padres hacer. Y por supuesto el péndulo osciló demasiado lejos al otro lado, y era una locura, pero… había una raíz de algo ahí.

Es lo mismo que causa que las personas quieran ser poetas en vez de banqueros. Y pienso que eso es algo maravilloso. Y creo que ese mismo espíritu puede ponerse en los productos. Y esos productos pueden ser manufacturados y dados a la gente, y ellos pueden presentir ese espíritu. Si hablas con personas que usan el Macintosh, a ellos les encanta. O sea, no se escucha que a las personas les encanten los productos “muy seguidos”. Pero tú podrías sentirlo ahí. Hubo algo realmente maravilloso ahí. Entonces… No creo que la mayoría de la mejor gente con la que he trabajado haya trabajado con ordenadores por el bien sencillamente de trabajar con ordenadores. Trabajan con ellos porque los ordenadores son el medio que es más capaz de transmitir algún sentimiento que tengas, que quieras compartir con otra gente. ¿Eso tiene algún sentido para ti?

P.-  Oh, sí.

S.J.- Y, tú sabes, antes que se inventaran estos aparatos, todas estas personas hubieran hecho otras cosas. Pero los ordenadores fueron inventados, y ellos a su vez progresaron, y todas estas personas se interesaron en la escuela o antes de la escuela, y dijeron “Eh, este es el medio por el que yo creo puedo decir algo”.

En 1996, un año después de esta entrevista, Steve Jobs vendió NeXT a Apple. Luego él tomó el control de su compañía antigua en un momento cuando estaba a 90 días de la bancarrota. Lo que siguió fue un despertar corporativo sin par en los anales de oficios de los EE. UU. Con productos innovadores como iMac, iPod, iTunes, iPhone, iPad, y Apple Stores, Jobs convirtió una Apple, casi en quiebra, en la compañía más valiosa de los EE. UU. Tal como él dijo en esta entrevista, él tomó lo mejor y lo repartió entre todos, ‘para que todos crezcan con mejores cosas’.