Skip to Content

Para todos los residentes en España que vuestra lengua materna no es el castellano y deseáis tener un control sobre los sonidos del idioma que estáis estudiando, deseáis reforzar vuestra pronunciación y haceros más especialistas en el castellano.  Las clases y el entrenamiento que propongo serán de suma utilidad e importancia para ello.

Un primer paso importantísimo para la producción de un nuevo sonido es la identificación y referencia sonora de cómo suena ese sonido que estamos buscando. Sencillamente así aprendimos nuestra lengua materna cuando éramos pequeños, de la imitación de nuestros progenitores. Por lo tanto, tener el oído despierto, ” nuestras antenas alertas” a la escucha y captación de los sonidos, será uno de los apartados que conformen nuestro entrenamiento.

Yo personalmente como estudiante de otros idiomas, actualmente he empezado con el alemán, continúo con el inglés y también estudié durante dos años el catalán,  siempre en mis clases he echado de menos un tiempo específico para la fonética, y no escrita sino en la práctica, práctica hablada. La fonética, esos símbolos fonéticos internacionales son impartidos en las clases a alumnos de cursos superiores a quienes interesan una completa formación y conocimiento en profundidad del idioma.

Pero … ¿ y la fonética “práctica”?

¿En qué consiste la fonética practica? Es la producción de los sonidos precisos acorde al idioma que estamos hablando y queremos perfeccionar. Y a nivel fisiológico y articulatorio, que es el que nos interesa a nosotros, cuáles son los órganos orales que intervienen para la producción de estos sonidos, que a su vez están dividimos en los dos grandes grupos fónico que un idioma posee; las vocales y consonantes. Que es por donde empezaremos en nuestros entrenamientos.

Por poner un ejemplo comparativo, la lengua castellana posee 5 vocales aparte de las combinaciones vocálicas o diptongos. El catalán está compuesta por dos vocales más a parte de sus combinaciones. En inglés existen doce sonidos vocálicos divididos en largos y cortos. También en el alemán es de vital importancia la combinación de vocales largas y cortas, y cuenta con más de quince sonidos vocálicos, superando al inglés.  Por lo que estos datos fonéticos, entre estas cuatro lenguas revelan una gran de diferencia en cuanto a sonidos “básicos” o “puros”.

Pero de todo esto a nosotros lo que nos interesa es que estos sonidos “puros” han de probarse en nuestra aparato fonador; oír, descubrir e identificar posiciones, practicarlas para tener un control sobre ellas que nos permitirá desarrollar nuestra habilidad vocal y auditiva.

Los entrenamientos  están compuestos por ejercicios prácticos en su totalidad y a continuación detallaré el proceso que se llevamos a cabo desde lo más primario que es la respiración y descubrimiento del sonido hasta la elaboración de un discurso, lecturas y comunicación con un público o audiencia.

- Respiración: búsqueda de las posiciones corporales adecuadas para una correcta respiración. Libertad corporal.

- Sonido: Descubrimiento del sonido, consciencia de los resonadores implicados y  amplitud de la frecuencia de estos sonidos.

- Vocales y consonantes: posiciones del aparato fonador, escucha e identificación de estos sonidos y los órganos orales implicadas en cada fonema.

- Palabra- imagen – acento: descubrimiento de los acentos de palabra, las sílabas tónicas y átonas a través de tu imaginación, intuición y gracias a las imágenes que tu intelecto guarda.

- Status en la fraseo. Identificación de la categoría gramatical que cada palabra tiene dentro de una frase y el status que esta categoría le da a la palabra.

- Discurso y ritmo. Cadena de ideas, ritmos y silencio

- Comunicación.

El programa será personalizado, dependiendo siempre de la experiencia, deseo y necesidad del alumno por lo tanto se le dará más importancia a una parte u otra dependiendo del objetivo.