Vicent Boix: “Africa es el supermercado del mundo”

“África es el supermercado del mundo”, Vicent Boix.

Sudán del Sur, Camerún, Etiopía o Congo son algunos de los países del continente más afectados por el acaparamiento de tierras. Los principales inversores en tierras son fondos de inversión, capital social privado y grandes sociedades agrícolas, que especulan con los terrenos y expulsan a parte de su población.

Cultivar tu propio terreno para poder comer. Respetar la tierra de la que se alimenta tu ganado. Y que, de pronto, lo pierdas todo. Más allá de la efeméride que recuerda este miércoles el día de África, el escritor e investigador Vicent Boix quiere poner en primera línea uno de los casos más devastadores que suceden en el continente: el acaparamiento de tierras.

La agricultura en búsqueda de la máxima rentabilidad. Así lo reflejó Boix en su libro Piratas y Pateras. Los países africanos, marcados por el expolio, han visto en los últimos años cómo empresas se apropian de terrenos para especular o cultivar, y cómo terceros países controlan terrenos que garanticen su propia alimentación en el futuro.

¿Por qué se produce el acaparamiento de tierras en África y cuándo?

Empezando por el final, ahora es a gran escala pero en el siglo XIX y XX ya había este tipo de acciones. El origen actual proviene del alza de la agricultura desde la crisis actual. Ahora ha cogido fuerza en los mercados internacionales. Los propios brokers dicen que la tierra es una inversión con garantías. Comer siempre hará falta, es un valor seguro. Un móvil puedes no tenerlo y seguir viviendo. ¿Pero vivir sin comida? ¿Y sin agrocombustible?

Los grandes intereses económicos han visto el negocio. Lo único que quedaba en manos de la gente era la tierra, porque la distribución y ventas estaban adjudicadas. Para conseguirlo, la meta era África. Por ello es el continente que más sufre este fenómeno. Y esa inversión en tierra fue la que ocasionó la subida de los precios de los alimentos a nivel mundial.

¿Por qué África, en lugar de otros continentes o países?

Sus tierras son abundantes y fértiles, la mano de obra es barata, la legislación laboral y fiscal es laxa y los costes de producción son menores. Todo son parámetros económicos. Todo esto siempre va asociado con acaparamiento de agua, lo que afecta mucho a esas comunidades.

Ahora otros países acaparan tierra en África para tener suministros con seguridad, porque en sus países el clima no les garantiza alimentación en el futuro como China, Arabia Saudí o Libia. Además, África está cerca de Europa, China y los países árabes.

Según la FAO, el 80% de las tierras agrícolas disponibles se encuentran en América del Sur y África, y para el año 2030, harán falta 130 millones de hectáreas nuevas para poder producir los alimentos necesarios. Un informe de Fundación Sur, apunta que la cantidad global de tierras acaparadas en África supera los 63 millones de hectáreas.

¿Hay más condicionantes en el caso africano?

Uno importante es la tenencia de la tierra. Muchas zonas de África funcionan diferente a nosotros. Las tierras no están tituladas, no hay escrituras. Ellos se rigen con el derecho consuetudinario, no escrito. Por ese poro se cuelan los gobiernos e inversores interesados para acaparar tierras. Como no hay escrituras, las tierras pasan a formar parte del Estado y él mismo las cede a los acaparadores. Para algunos expertos, el 90% de las tierras de la África subsahariana no dispondrían de títulos o escrituras. En algunos casos, obtenerlos supone un gasto económico que muchos campesinos no pueden afrontar, y sin los títulos las tierras pasan a ser propiedad de los estados.

Y ahí arranca la maquinaria…

Sí. Ellos lo ofrecen al capital privado exterior, firmando contratos opacos, secretos y muy beneficiosos para los inversores extranjeros. Esta dinámica es, en parte, una herencia de las antiguas colonias, cuyas leyes se diseñaron para que las autoridades pudieran tomar las tierras gratuitamente y a su conveniencia.

Nosotros funcionamos de una manera diferente y no todo el mundo tiene que funcionar como nosotros. Les aplican una forma de actuar que ellos nunca han utilizado. Los gobiernos son cómplices, y por ahí se cuelan las transnacionales y los inversores.

¿Qué consecuencias más inmediatas ha tenido para la población?

A corto plazo, la expulsión de las poblaciones del lugar donde han vivido siempre. En ellas se han producido desalojos violentos y represión, gente en la cárcel e incluso muertos. Tanto por el ejército como la policía. Y la segunda es una consecuencia más lenta pero directa… Es obvia. Si les quitas parcelas de agricultura dedicadas a mercados locales… sólo puede venir hambre, falta de empleo y miseria.

De ahí el título de su libro, ‘Piratas y pateras’…  Era la manera más fácil de poner entre palabras las dos caras de la moneda. Los piratas que van a hacer negocio y las pateras, que simbolizan a la gente que va a sufrir esto. La población se encuentra indefensa ante la gran avalancha de proyectos de acaparamiento que amenazan las tierras en las que viven. Hay un hueco legal aprovechado por los inversores ante la falta de normativas naciones e internacionales que reconozcan los derechos de los africanos sobre las tierras en las que viven desde hace siglos.

¿Qué países son los más afectados?

Uno es Sudán del Sur porque relativamente es nuevo. Llevaban muchos años en guerra y era un país por reconstruir. Ahí hay muchísimas hectáreas en manos de inversores y especuladores. Pero otros países son Camerún, Etiopía, Congo, Somalia, Sierra Leona, Kenia, Mozambique… En todas hay acaparamientos documentados.

Las operaciones de adquisiciones de tierras pueden ser de dos tipos: de venta, o sobre arrendamiento por períodos que van desde los dos años hasta los 50 o 99 años. Es complicado que las inversiones agrícolas garanticen la seguridad alimentaria del continente, cuando solo una hectárea de cada cuatro está cultivando alimentos que además se exportan a los supermercados del Golfo Pérsico, India o Libia.

Todo esto se suma a un continente que ya, de por sí, está marcado por el expolio.  En muchas de esas tierras no hay proyecto agrícola. Por ejemplo, en Sudán del Sur hay un fondo de inversiones neoyorquino que sólo las ha acaparado para especular. Igual que aquí lo hacíamos con viviendas. Son tierras cercanas al Nilo, muy fértiles. Pero también hay una parte donde hay indicios de fondos petrolíferos. Por lo tanto no es solo por cultivar, sino por otros intereses de bienes y recursos.

Cuando hice el libro vi que todo esto es producto del sistema económico en el que vivimos, donde cambia el paradigma de lo que es la tierra y la agricultura. Una necesidad básica como el derecho a la alimentación, ya es un puro negocio. Y eso le hace que esté sometido a todos los caprichos de la economía. Independientemente, y paradójicamente, de que genere hambre y pobreza. Luego está el interés por la palma, la jatrofa, la caña para el etanol.

¿Qué empresas son las más interesadas? 

Son fondos de inversión, capital social privado y grandes sociedades agrícolas que cotizan en bolsa) las que están invirtiendo en los negocios agrícolas alrededor de todo el mundo, y suelen ser unas 130-150. También hay casos de inversores locales y terratenientes, pero sobre todo son fondos de inversión y bancos. Hay otros proyectos, como el de un catalán en Gambia con 200.000 hectáreas acaparadas. No era inversor… era un joyero.

¿Este acaparamiento tiene consecuencias medioambientales?

Por supuesto. Primero porque toda la agricultura intensiva produce contaminación por los productos agroquímicos y por la propia maquinaria, la logística que conlleva… Todo eso son impactos ambientales. En esas zonas pasan de una agricultura de subsistencia a intensiva, lo que lleva siempre un mayor consumo de agua, que impacta de forma negativa en estas comunidades. Los propios agroquímicos contaminan acuíferos y el propio terreno. La FAO, en uno de sus informes, contemplaba que aquellas zonas del planeta que donde se hace agricultura intensiva se produce una degradación del terreno. Según The Earth Security el uso de fertilizantes creció un 500% en el último medio siglo. Todo esto lleva a una afectación profunda de los ecosistemas de la tierra.

¿Y cuáles son los principales países inversores?

Reino Unido, con casi unos dos millones de hectáreas, EEUU e India, Noruega, Alemania y Malasia. Para que todo esto ocurra debe existir una cierta complicidad con los líderes de esas comunidades. Les seducen para convencer a que sus vecinos vendan, con la excusa de que eso es progreso. Cuando es progreso para nosotros, bajo nuestra visión. La FAO, de hecho, lo apoya y lo llaman inversión para crear bienestar.

Bajo nuestro prisma capitalista, se vende que la agricultura en África no es eficiente, que no es rentable. Para los africanos es rentable socialmente, porque su forma de vida no es la nuestra. Nosotros vemos biocombustible en un terreno, y ellos ven un espacio para su ganado. Se vende que es una tierra desaprovechada. Y a partir de ahí la FAO apoya todo esto. También dicen que la inversión en agricultura garantizara la seguridad alimentaria, lo cual es cuestionado por organizaciones que dicen que lo que se cultivará no está destinado a los mercados locales para ofrecer alimentos, sino que se exportará hacia mercados, países del norte, donde la venta genera más beneficios.

Existe un respaldo de la comunidad internacional, entonces…  Existe un respaldo de la comunidad internacional que se suma a los gobiernos locales y de algunos líderes de esas comunidades. Habría que preguntarse también si se han valorado los otros usos que tiene la tierra para las comunidades locales, antes de calificarlas como improductivas o incluirlas en una reserva.

La mitad del África subsahariana está compuesta por tierras áridas donde millones de personas viven del pastoreo. La nueva y confusa terminología, junto a la debilidad legal en cuanto a la propiedad de la tierra, podría favorecer el arriendo o la venta a inversionistas y, por lo tanto, el despojo a millones de personas de sus medios de subsistencia.

¿Los afectados tienen alguna capacidad de reacción?

África es el supermercado del mundo, hacemos lo que queremos… Fondos petrolíferos, sacamos diamantes, minerales para el móvil o les quitamos la tierra. Así tienen poco futuro con garantías. Si a un país, con zonas ya marcadas por la hambruna, le quitas su capacidad de producir sus alimentos, sólo puede recurrir al mercado internacional donde los precios están elevados y sometidos a los vaivenes. Y tus tierras ya no cultivan tus alimentos, sino un agrocombustible que es de un inversor extranjero que se lo lleva. La perspectiva es que el acaparamiento es una vuelta de tuerca más para este continente, que nunca podrá vivir en paz ni desarrollarse.

¿Algunas empresas intentan vender estos proyectos como una responsabilidad social?

Eso vende mucho. Pero no sólo en África, en muchos países. Hay una estructura donde operan ONG pantalla y después hacen proyectos comunitarios para ocultar la rentabilidad. Muchas empresas, cuando entras en su web, venden esto como algo necesario. Si lo vende la FAO quién no lo va a vender. Recuerdo un caso de 2012 donde un agricultor camerunés, tras apelar la decisión de su gobierno de desalojarlo de sus tierras para entregarlas a inversionistas chinos, fue condenado a un año de cárcel por “rebelión”.

Por otro lado, las pequeñas explotaciones generan mucho más empleo y desarrollo que los grandes latifundios intensivos. Y la calidad del trabajo tampoco ha sido la aconsejable.

He visto que la dedicatoria de su libro es para el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

Aunque no se quiera ver, esto es un proceso que se conecta con nuestra realidad. En España, el pequeño terreno es una ruina. Y aquí el problema son los precios de compra. Lo del SAT demuestra que hemos pasado de la agricultura como actividad que genera trabajo, bienestar, desarrollo y que alimenta el mundo; a la agricultura como un negocio donde se persiguen los réditos económicos aunque esto suponga expulsar a campesinos de su tierra (acaparamiento), arruinar a los agricultores (precios de compra origen), contaminar el medio ambiente (agroquímicos), o hambrear a las poblaciones (especulación en mercado de futuros). En este contexto el SAT me parece la organización más comprometida para revertir este cambio de paradigma.

La acción de Cañamero en el Mercadona por ejemplo, nos la han vendido como vandalismo, ocultando el contenido político que tiene la misma. La principal amenaza que sufre la agricultura española es la de los precios de compra bajísimos, que ha originado que miles y miles de agricultores hayan abandonado la tierra. Estos precios se producen porque unos pocos supermercados y centrales de compra tienen un oligopolio que permite establecer precios de compra (origen) baratos y precios de venta (destino) caros. Hay supermercados que alimentan casi al 80% de la población, como un Mercadona o Eroski, que impone un precio al agricultor. Todo viene de la transformación de la agricultura como un negocio capitalista más, y el neoliberalismo con su afán de flexibilizar todo. De esta forma, las grandes empresas imponen sus normas a la gente más débil.

  ANA I. BERNAL TRIVIÑO
@anaisbernal

http://www.publico.es/economia/vicent-boix-africa-supermercado-del.html

Alumnos – Opinión – Luiz H. R.

Un año trabajando con Luiz en mejorar su pronunciación y practicar el idioma en un contexto laboral. Después de sus prácticas, volvió a Brasil. Una gran persona.

Rodolfo és um excelente profesor. Me ayudó mucho tanto en la parte de comunicación cuanto en gramática y textos. En pocos meses ya me sentía seguro para hablar en español, iIncluso trabajar en el idioma. Yo recomiendo sus clases!!

http://www.tusclasesparticulares.com/profesores/rodolfo-sacristan.htm

Luiz Henrique Rossi.

EL VIENTO – Manuel Vicent

 ¿Cuándo aceptaremos que ningún armamento es inocente y somos nosotros los que bombardeamos hospitales, familias, niños en Alepo?

 

Las banderas tibetanas de oración son unas telas de colores engarzadas a una soga o a un mástil que flamean constantemente al viento desde los tejados de casas, las cimas de los montes y explanadas de los templos. En esas telas los budistas depositan toda clase de sueños, promesas y preguntas en forma de plegarias, que el viento se encarga de expandir por el espacio hasta regiones ignotas donde habitan las fuerzas misteriosas que han sido invocadas. Paz, fortuna, salud, belleza, armonía son las constantes del corazón de los mortales. Después, el viento, cuando cambia de dirección, devuelve las plegarias, unas veces atendidas, otras desechadas, como respuestas del destino. Las banderas tibetanas de oración están ya penetrando en nuestra cultura. Comienzan a verse flamear en el aire contaminado de nuestras ciudades y, aunque el viento aquí no sea tan puro como el de las altas montañas del Tíbet, puede llevarse también nuestros sueños, plegarias y estas preguntas hasta el pie de nuestros dioses. ¿Cuándo aceptaremos que la máxima corrupción consiste en haber votado y en seguir votando, pese a todo, a los políticos corruptos? La respuesta la traerá el viento. ¿Cuándo aceptaremos que somos nosotros los que nos ahogamos en el mar frente a las costas de Europa junto con los inmigrantes desesperados? La respuesta la traerá el viento. ¿Cuándo aceptaremos que ningún armamento es inocente y somos nosotros los que bombardeamos hospitales, familias, niños en Alepo? La respuesta la traerá el viento. Las banderas de oración se llevan con el viento nuestros sueños de armonía y fortuna sobre la ponzoña de la corrupción, sobre la sangre de la guerra, sobre todos los náufragos que ya forman parte del paisaje de nuestra cultura. La respuesta, amigos, como canta Bob Dylan, está flotando en el viento, pero no por eso dejamos de ser culpables.

Manuel Vicent, 9 de octubre de 2016

http://elpais.com/elpais/2016/10/08/opinion/1475938543_289739.html

He seleccionado unas definiciones del texto según la Real Academia de la lengua Española.

Engarzar 
(Del art. clás.  ḡarzah / clavazón)
1. Trans. Trabar algo formando cadena.
2. Rizar. Formar rizos en el pelo..
(English. link together, set, mount)
(Deutsch. verketten, aufreihen, kräuseln)

– Ignota / o
(Del lat   ignōtus ‘desconocido’)
1. Adj. No conocido ni descubierto.
( Eng. unknown, little known)
(Dt. unbekannt)

– Desechar
(Del lat  desiectāre)
1. Tr. Excluir, reprobar.
2. Tr. Desestimar, menospreciar,  hacer poco caso o aprecio)
3. Tr. No admitir algo.
(Eng: get rid of, throw away, discard, reject)
(Dt. entsorgen, ausschließen, verwerfen)

Ponzoña
(Del ant. ponzón del Lat. potio, -ōnis ‘bebida venenosa’)
1. f. Sustancia que tiene en sí nociones destructivas para la salud, o nocivas para la vida.
3. f. Doctrina o práctica nociva para la vida.
(Eng: poison, venom)
(Dt. das Gift) Este es un falso amigo.

 

 

 

Alumnos – Valoración – Karin E.

Después de dos años trabajando semanalmente con Karin E. para mejorar su español, puedo afirmar que se ha creado una amistad en todo este tiempo. Ella está en un gran momento profesional y ha prometido volver cuando pase el otoño.

Suerte Karin con ese liderazgo.

Me encantan las clases con Rodolfo. Siempre las clases son divertidas y interesantes. He mejorado mucho desde que empezar clases con él hace 2 años“.

http://www.tusclasesparticulares.com/profesores/rodolfo-sacristan.htm

Karin E

Quiero ser como mis alumnos

“No te asustes, tengo 66 años”

 

El día a día de cada uno de nosotros está lleno de regalos que, en ocasiones, nos cuesta ver debido a múltiples razones. Como estudiante de un nuevo idioma, aprendiz de una nueva disciplina, cada uno de mis profesores y maestros han sido y son un referente para mí. De quien trato de observar sus hábitos, maneras de ejecutar la técnica, acciones concretas para conseguir mi objetivo.

Pero en mi caso, desde que trabajo como profesor, mis alumnos también son un referente. Cada uno que me contacta interesad@ en mis clases, en cada uno de ellos, ya en las primeras clases, descubro que posee algo maravilloso que me gustaría tener, que aprendo de él o ella y que durante las clases compartimos. Porque  en ellas, no solo se comparten contenidos, sino también mucha energía por parte del aprendiente y del profesor, ilusión, nuevas ideas, estados de ánimo… y todo ello gracias a la empatía por parte de ambos. De hecho, pensaba estos días que ellos modifican y mejoran mi técnica, puesto que la adapto a sus necesidades. Dicho en otras palabras, yo soy mejor profesor, en mi práctica docente que cuando comencé hace,  gracias exclusivamente a ellos, a muchos de vosotros.

El pasado mes de junio me contactó una futura alumna que deseaba mejorar su español, en concreto su pronunciación, y dejadme que os diga que su nivel es muy alto y una pronunciación envidiable.  Ttambién me contaba las circunstancias en las que había aprendido el idioma pero además, me avisaba en su primer mail de que no me asustara, ya que ella tenía 66 años.

Desde el primer café que nos tomamos en Plaza España para conocernos y diseñar el plan de acción de clases durante los meses de verano, descubrí que yo de mayor quería ser como ella. Yo con 66 años quiero llevar a cabo lo que desee con la misma energía, ilusión e inocencia como ella hace. Viene cada año a vivir a Madrid, la ciudad de la que está enamorada, nos visita cuando llega la primavera hasta que termina el verano. Esto lo hace desde que está jubilada porque desea hablar el castellano, perfeccionarlo y empaparse de la cultura que lleva en su apellido, la cual no pudo disfrutar por circunstancias sociales y personal.    

Marie Christine ha sido un gran ejemplo de persona valiente y apasionada.

Es un regalo como profesor y por ello, quiero compartirlo con todos vosotros aquí y ahora. Porque para mí, los regalos se regalan.

Rodolfo Sacristán.

 

Alumnos – Valoración – Maríe Christine

Marie Christine ha sido una alumna ejemplar con un deseo de aprender y una voluntad ejemplar que me han hecho aprender tanto a mí mismo. Aquí os dejo su valoración y en el siguiente link podéis leer una referencia a ella en este post, sobre cómo un profesor puede aprender tanto de sus alumno.

Mi post en tus clases particulares.

http://www.tusclasesparticulares.com/blog/quiero-ser-como-mis-alumnos-regalos-regalan

Rodolfo es un profesor extraordinario, irrepetible, de trato muy agradable. Atento a las necesidades de cada uno, disfruté mucho con las clases. Pude valorar su buena pedagogía como profesor. Actor y profesor de voz, nos enseña el arte de pronunciar las palabras y las frases, respetando la melodía propia, y tan bonita, de la lengua castellana. Y eso es uno de los puntos fuertes de Rodolfo. Rodolfo, gracias por compartir conmigo la pasión del castellano”

Marie- Christine.

http://www.tusclasesparticulares.com/profesores/rodolfo-sacristan.htm

Alumnos – Valoración – Sofía y Eduardo.

Sofía y Edu, han sido mis alumnos durante el curso 2015-16. Hemos preparado la asignatura de Lengua y Literatura y el exámen de First Certificate in English. Hemos sido muy constantes durante todo el curso y han obtenido muy buenos resultados.

“Ha sido un placer poder contar con Rodolfo. De ese gran profesor de inglés, cabe destacar la profesionalidad, paciencia, disposición, puntualidad, seriedad, excelente trato, cercanía. A nuestra hija Soffía, Rodolfo ha dado también clases de lengua con la misma solvencia y los mismos conocimientos, además de su gran pedagogía: seriedad para que los alumnos vayan progresando, con una mezcla de humor. Sin duda volveremos a contar con él cuando le necesitemos.”

Ana E.

http://www.tusclasesparticulares.com/profesores/rodolfo-sacristan.htm

Show girls. Low Cost

El abuso del inglés en los anuncios enciende el debate entre publicistas y lingüistas

Echar un vistazo a la publicidad en los medios de comunicación españoles supone encontrarse mensajes como estos: Buenos Aires non stop (Aerolíneas Argentinas), Feel the extraordinary (NH hoteles), Pop it up. Create the unexpected (para la marca Jesuso Ortiz x Swatch), The Power of dreams (Honda), Age management medicine (Neolife), New thinking. New possibilities (Hyundai), This is your time (Tissot)…

Hace casi dos años, se celebraba una primera reunión entre representantes de la Real Academia Española y de la Academia de la Publicidad, en el marco de un convenio de colaboración. Al rato de empezar, el escritor José María Merino abrió una libreta negra y fue extrayendo de ella algunos anuncios que tenía anotados. “En mi barrio”, explicó el académico leonés, “todas las tiendas se las arreglan para poner market; menos el comercio chino, que se llama bazar”. Las dos entidades decidieron enseguida organizar un seminario para analizar el asunto, y este se celebró el pasado 18 de mayo.

El sociólogo Enrique Yarza, secretario general de la Academia de la Publicidad, presentó en esas sesiones una investigación según la cual, en 2003, las marcas que usaban el inglés no llegaban a 30; pero en 2015 sumaban 322 (se habían multiplicado por 10). Eso supone ya un 20% de los impactos en el mercado nacional.

Cristina Santamarina, profesora de la Complutense, presentó un estudio cualitativo, según el cual las personas mayores y las menos formadas no se sienten apeladas por esos mensajes, y las más jóvenes no valoran el español como lengua internacional, solo consideran el inglés.

Yarza cree que los anuncios en inglés aumentan, entre otras razones, por el efecto de la globalización, pues “el mensaje de cierre de un anuncio para todo el mundo se decide en Londres o Nueva York”; y también por la imitación a cargo de marcas españolas que exportan cada vez más, y que se dicen: “Como yo soy internacional, también hablo inglés”. Pero, además, el inglés “es lo moderno, lo aspiracional”, y “a veces se puede usar para modernizar la imagen de una empresa”.

Lo deseable

La psicóloga Pilar Varela se sitúa en esa línea: “El inglés se asocia con lo deseable y con lo superior. Lo que se anuncia en inglés llevará un plus de cosmopolitismo, o de garantía tecnológica o de seriedad”. Sin embargo, Yarza cree que no se debe establecer la regla de que aquello que se anuncia en ese idioma es necesariamente lo prestigioso, lo caro. “Es verdad que en el mundo del lujo casi todo se anuncia en inglés; y que hasta la marca Carolina Herrera se pronuncia con ese acento… Pero, a la vez, hay coches de gama alta como Audi o BMW que se anuncian en castellano; y un coche de gama baja o media, como Hyundai, que emplea el inglés…”.

¿Y cómo se siente alguien que recibe un mensaje que no entiende? Pilar Varela precisa: “Lo de menos es entenderlo. El inconsciente no sabe inglés, solo sabe de emociones. La cosa es que el producto se presente como algo deseable, misterioso, superior, difícil de alcanzar, pero alcanzable; y el inglés lo consigue porque somos un tanto paletos”.

“Es verdad”, añade Yarza, “que “el problema está yendo más allá de la lógica”. Y cita el ejemplo de Renault, marca francesa pero que, por sus fábricas en España, se considera casi una empresa nacional. “¿Qué sentido tiene decir ‘Renault, passion for life’ si se puede decir Pasión por la vida?”. Otra marca francesa, Peugeot, acude al lema Motion and emotion. Y ambas mantienen esos mensajes para sus anuncios en Francia. Sin embargo, Mercedes Benz utiliza The best or nothing para España y Das Beste oder nichts para Alemania (en ambos casos, Lo mejor o nada).

“El prestigio del español”, agrega Varela, “lo situamos en el campo de las letras, y tenemos la referencia de nuestros premios Nobel, pero eso es lo antiguo, especialmente para los jóvenes. Ahora la ciencia y la tecnología son más prestigiosas que la literatura. El español es solo el idioma de lo próximo; y por eso los anuncios de detergentes están en castellano”.

La publicidad en inglés no se limita a las grandes marcas mundiales. José María Merino relata que vio en un pueblo perdido en medio de La Mancha unas enormes banderolas que cubrían la fachada de un edificio situado junto a la carretera, y que decían: Show girls. Low cost. (Si low cost se traduce por “baratas”, una expresión menos prestigiosa acude fácilmente a la cabeza para ayudar en la traducción).

El académico Pedro Álvarez de Miranda relativiza el problema: “Enviamos a nuestros hijos o nuestros nietos a colegios bilingües, y luego entran en los programas Erasmus, y se van a Holanda a estudiar en inglés. El inglés va ganando peso en nuestra sociedad, qué le vamos a hacer. No soy partidario de prohibir eso. Las prohibiciones con las lenguas no funcionan. La lengua es el territorio de la libertad”.

Pero tanto Merino como Álvarez de Miranda están de acuerdo en algo: el narrador cree que “los mensajes bien escritos en español son muy eficaces”. Y el lexicógrafo añade que “los mensajes en español pueden llegar mejor al corazón”.

Fragancia de cerdo

La Academia de la Publicidad ha difundido estas semanas por las redes sociales y por Internet dos anuncios con truco, elaborados por la agencia Grey España. El primero mostraba las gafas Sunset style, with blind effect; y el segundo, el perfume Swine. New fragrance, new woman, defendido por una atractiva modelo a la que rodeaban todos los tonos del color rosa.

Cuando el ignorante espectador se siente inclinado a adquirir cualquiera de los dos productos, descubre que blind effect significa efecto ciego, por lo que con esas elegantes gafas se dará enseguida contra la pared; y también se enterará de que swine equivale a puerco, por lo que no se hace difícil imaginar a qué huele en realidad ese perfume.

David Torrejón, director general de la Federación de Empresas de Publicidad y Comunicación, cree que “aún es pronto para obtener algún resultado” de esta iniciativa crítica hacia la publicidad en inglés. “Pero la campaña ya está lanzada”.

Alex Grijaldo.

El País, 13 de junio de 2016.

 

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/06/12/actualidad/1465733492_445691.html

Yo, a lo mío.

Los millones de refugiados, la inestabilidad moral, económica y política que se ha instalado como forma sustancial de nuestra vida hace que incluso entre gente de derechas se oiga la consigna: yo, a lo mío.

 

¿Sabes lo que te digo? Que a partir de ahora yo, a lo mío, esta es la fórmula de salvación casera que empieza a expandirse entre muchos ciudadanos desmoralizados. El resultado de las elecciones generales ha proporcionado material suficiente a las formaciones de izquierdas para alimentar su pesimismo antropológico y ha exacerbado aún más su afán autodestructivo. Los jóvenes radicales esperaban que las urnas iban a revalidar su entusiasmo feliz. Creían que unos líderes carismáticos estaban listos para acabar con la pocilga de la corrupción del Partido Popular y relevar a la vieja política anquilosada. Ante la gresca interna que ha generado la evidente e inexplicable derrota de sus vanos sueños, muchos de sus seguidores han iniciado la retirada a los cuarteles de invierno. A partir de ahora yo, a lo mío, dicen. Los simpatizantes socialistas que hicieron de tripas corazón para seguir votando al partido, comprueban ahora que en su seno han vuelto las luchas fratricidas contra su líder, pese a haber logrado salvar los peores vaticinios. ¿Sabes lo que te digo? Que a partir de ahora yo, a lo mío, repiten ya hartos muchos militantes. El descalabro de la Bolsa, los augurios siniestros de los apocalípticos sobre el futuro de Europa, los atentados terroristas, los millones de refugiados, la inestabilidad moral, económica y política que se ha instalado como forma sustancial de nuestra vida hace que incluso entre gente de derechas se oiga la consigna: yo, a lo mío. En efecto, frente a cualquier desastre planetario siempre hay un remedio casero, una forma de salvación personal. En el fondo lo mío consiste en recuperar la individualidad. No se trata de ninguna renuncia o fuga por la puerta de atrás, sino de ponerse a cubierto para que nadie destruya lo más limpio y firme que a uno le queda para sobrevivir con cierta dignidad.

Manuel Vicent, 3 de julio de 2016.

http://elpais.com/elpais/2016/07/01/opinion/1467364563_428005.html

Guardar